Compliance penal

¿Qué es el Compliance Penal?

En el año 2010 se introdujo en el Código Penal la posibilidad de que las personas jurídicas fueran responsables penales por delitos cometidos en su beneficio y la posibilidad de atenuar las penas si se hubieran implantado medidas para la prevención de delitos en la empresa.

En el año 2015, una nueva reforma del Código Penal estableció las características que deben tener los sistemas de prevención de delitos, fruto de la adaptación del adaptación del Corporate Compliance aplicado a nivel internacional, y se estableció la posibilidad de eximir de responsabilidad penal a las empresas que los tengan implantados.

El Compliance Penal surge a partir de estas reforma del Código penal y está constituido por una serie de prácticas y herramientas que permite a las empresas reforzar el cumplimiento normativo y prevenir el delito en que pueden incurrir al no cumplir las características que establece la ley, y que pueden derivar en multas, suspensión de las actividades de la empresa, disolución de la sociedad, etc.

Por qué implantar un modelo de Compliance Penal

En caso que un trabajador o subcontratista cometiese un delito y la persona jurídica hubiera obtenido un beneficio (directo o indirecto), la empresa se vería inmersa en un proceso judicial por la vía penal, con posibles condenas que van desde la multa a la disolución de la empresa, a parte del daño reputacional que sufriría.

Si antes de la comisión del delito la empresa tiene implantado un sistema de prevención, podría exonerarse de la responsabilidad penal o, como mínimo, atenuar la pena.

Los administradores o consejeros de empresas que hayan sido condenadas penalmente y no hayan tomado medidas para implantar sistemas de prevención de delitos podrían enfrentarse a una acción de responsabilidad por no actuar con la diligencia debida.

Metodología de trabajo del Compliance Penal

La metodología de trabajo que seguimos en Miñana Beltran consta de 4 fases diferenciadas:

  • Fase 1 – Acreditar el liderazgo de la Dirección y la adecuada comunicación
  • Fase 2 – Identificación y valoración de los riesgos
  • Fase 3 – Diseño del sistema de prevención de delitos
  • Fase 4 – Implantación del sistema y seguimiento.

 

En Miñana Beltrán Economistas y Abogados contamos con un equipo multidisciplinar para dar respuesta a las diferentes necesidades de diseño e implantación de un sistema de prevención de delitos. Si tiene cualquier cuestión al respecto no dude en ponerse en contacto con nosotros.